Desierto de los Leones

Un refugio de calma, tranquilidad, belleza y buen aire puede encontrarse a pocos kilómetros del bullicio y el estrés de la Ciudad de México. Todo ello rodeado de naturaleza, de las tradiciones de un histórico convento carmelita, de una deliciosa comida y de otras variadas diversiones. Si se encuentra en búsqueda de un lugar tranquilo para vivir, puede visitar diferentes departamentos en Desierto de Los Leones, los cuales se encuentran a 20 minutos del Parque Nacional que lleva el mismo nombre. De este modo, si desea disfrutar de algún evento artístico o desestresarse de la rutina cotidiana, el Desierto de los Leones se convertirá en su lugar favorito.

¿Dónde se encuentra?

El Parque Nacional Desierto de los Leones se encuentra en la alcaldía Cuajimalpa de Morelos, al suroeste de la Ciudad de México.

Dentro del Eje Neovolcánico Transversal, forma parte de la Sierra de las Cruces, que marca el límite entre los valles de México y Cuautitlán.

¿Cómo llegar?

La autopista México-Toluca y la antigua ruta del Desierto de los Leones son las dos formas de llegar en coche desde la Ciudad de México.

Por otro lado, los autobuses a Santa Rosa salen de la estación de metro Barranca del Muerto. Desde este lugar, tome un taxi hacia el Desierto de los Leones, el cual se encuentra a 8 kilómetros.

¿Cómo es el clima?

El Desierto de los Leones tiene un clima fresco, húmedo y nublado. Los meses más fríos son de noviembre a enero, cuando la temperatura máxima media es de 19°C y las mínimas rondan los 2°C.

De finales de marzo a principios de junio es la estación templada, con una temperatura media de 23°C y temperaturas mínimas y máximas de 7°C y 24°C, respectivamente.

Los meses más lluviosos son de mayo a octubre, cuando hay más de un 40% de posibilidades de precipitaciones durante el día.

¿Por qué le dieron el nombre del Desierto de los Leones?

El origen del nombre se explica de dos maneras. Según la leyenda, el bosque donde se construyó el monasterio albergaba un gran número de gatos salvajes conocidos como leones americanos. Los españoles se vieron sorprendidos por estos animales, que los confundieron con leoncitos.

Según la otra versión, los terratenientes y representantes de los carmelitas descalzos ante la corona española eran hermanos de apellido León.

La expresión "desierto", en el sentido de zona boscosa con múltiples fuentes de agua dulce, proviene de la lejanía de la zona a principios del siglo XVII, que era uno de los criterios para la vida monacal.